Sol busca familia de nuevo


Esta chica tan guapa es Sol. Tras 4 meses conviviendo con su familia adoptiva nos la han devuelto.
Sol es una perra muy tranquila y cariñosa, que no tiene ningún problema de convivencia con otros perros, se queda tranquila sola en casa y es compatible con gatos.
Ahora necesita una familia que la quiera para siempre y vaya a estar a su altura. La pobre no entiende lo que le ha pasado y no queremos que le vuelva a pasar bajo ningún concepto.

Anuncios

Antes de adoptar hay que meditar


Adoptar un perro no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Supone incorporar un nuevo miembro a la familia que requerirá atenciones y cuidados. La adopción no debe ser un capricho, ni de un adulto ni mucho menos de un niño. Los caprichos terminan olvidándose y pronto nos cansamos de ellos.
Lo primero que hay que tener en cuenta es que cuando adoptas un perro éste va a pasar por un periodo de adaptación a su nueva familia. Probablemente ese perro estuviera abandonado en la calle o en un albergue o en una perrera o en una casa de acogida. Es posible que le cueste un poco el cambio, que se le escape algún pis los primeros días, que se ponga un poco nervioso al principio cuando se quede solo en casa, que pueda ocasionar algún destrozo. Si no estás dispuesto a asumir eso, lo mejor es olvidarse de la adopción y no hacer pasar por un mal trago a un pobre animal que ya ha tenido bastante. No es justo marear a un animal para luego devolverlo a los dos días porque no era lo que tú pensabas, igual lo que querías era un perro de escayola y te has confundido de lugar, esos los venden en el bazar de la esquina.
Cuando una familia adopta un perro debe actuar con responsabilidad en todo momento porque está adquiriendo un compromiso de hacerse cargo de un ser vivo que no tiene la culpa de estar en la situación que está. Es muy bonito pasear a tu perro y que todo el mundo se acerque a preguntarte y a interesarse, y tú le digas que es adoptado, y ellos te digan que vaya buena persona que eres por tener tanta caridad con ese animal. Lo que ya no es bonito es que al poco tiempo te canses del perro y lo devuelvas, o lo que es lo mismo y no suena tan suave, lo vuelvas a abandonar. El perro no tiene la culpa de que seas tan irresponsable, caprichoso e insensible, porque no se le puede explicar que esa familia que pensaba que era su familia tras todo lo vivido, ahora desaparezca y se desentienda como si nada.
Por favor, antes de adoptar piénsalo muy bien, medítalo, analiza todos los pros y los contras. No nos hagas perder el tiempo porque no nos sobra y sobre todo no hagas volver a pasar por el abandono a un animal, porque nosotros no los sacamos de la mierda en la que vivían para que tú los vuelvas a ella.

Hugo


El viernes por la mañana llegaba Hugo procedente de una perrera de Córdoba donde lo iban a sacrificar. Tenía una pata con el codo dislocado y apenas la podía apoyar al caminar. Ese mismo día se le hizo una radiografía en la que se pudo ver que la lesión no era lo suficientemente reciente como para poder volver a colocarle el codo sin problemas.
Ayer fue intervenido en la clínica El Caudal de Mieres, donde Jesús y Miguel hicieron lo imposible por volver a dejar ese codo como debería, pero el estado en que se encontraba les complicó mucho las cosas. Le han puesto un ligamento artificial para poder fijar un poco la articulación, pero aún así no tiene estabilidad y la pata de Hugo no quedará como nueva, aunque esperemos que con este arreglo gane algo de calidad.
Por lo demás Hugo es un perro maravilloso, tranquilo, alegre, sociable, cariñoso, y que por desgracia ha tenido que aprender a convivir con sus limitaciones, aunque su lesión tampoco le impide hacer vida normal, puede caminar e incluso correr. Ahora se recupera de su operación y esperamos que su pequeño defecto no le impida encontrar una familia a la altura de lo que se merece y que sepa ver más allá de sus limitaciones.
Desde aquí queremos dar las gracias a todo el personal de la clínica veterinaria El Caudal por colaborar con nosotros siempre que lo necesitamos y por portarse siempre tan bien con todos nuestros galgos.