Ebro (Adoptado)


Ebro vino de la misma perrera donde estaba Rita. Calculamos que tendrá entre año y año y medio y es de tamaño pequeño. Es un torbellino de perro encantado de haberse conocido, que está feliz y que sólo quiere jugar y pasarlo bien. Afortunadamente no tiene ningún trauma ni miedo y lo único que le falta para completar su felicidad es una familia que lo adopte y lo trate como a un rey por el resto de su vida.

Anuncios