Primer año en casa con Bruce


Pablo Ventura Fotografía 005

Somos dos y después de un año pensamos “como no lo habríamos hecho antes”.

El 6 de junio de 2014 Bruce entro en nuestras vidas y fue lo mejor que nos ha pasado.

Teniendo en cuenta que nuestra experiencia con perros era totalmente nula, no nos ha salido

tan mal… Siempre conoces a alguien que tiene uno y te cuenta todas las virtudes e

inconvenientes, pero cuando nos decidimos a ir a un paseo de Galgo Astur todo cambió.

Todos los comienzos son difíciles y más siendo inexpertos, pero siempre hay una mano para

ayudarte y en eso estamos muy agradecidos a un montón de gente que lo ha hecho, gente

maravillosa que dedica su vida a estos grandes y “olvidados” amigos.

El galgo por sus circunstancias y vida, nos gustaba especialmente y cuando conoces como es

esta raza te enamora muchísimo más

.IMG-20140622-WA0010

Bruce, es un perro listo y su capacidad de aprendizaje es infinita y nos lo ha puesto muy fácil.

En realidad fueron nuestros miedos e inexperiencia lo que más ralentizo la adaptación entre

todos, pero poco a poco todo se normaliza. ¿Trastadas? ¿Y cuál no? el mando a distancia

guarda grato recuerdo de sus colmillitos y alguna que otra planta ha desaparecido de casa,

pero él llena todo nuestro tiempo y espacio.

Bruce, y en general todos los galgos, solo necesitan tiempo, constancia y paciencia.

Paciencia infinita para que su nueva vida sea plena y buena, para conseguir una fantástica

convivencia.

Su única obsesión, los gatos, un hilillo cuelga de su boca cuando los ve… pero nada más, no

tiene miedo a nada, ni escaleras, ni ascensor, ni coches, ni bicis, ni niños, ni truenos, ni

petardos… La suerte de Bruce es que, creemos, que no lo utilizaron para cazar, solo malvivía.

Le encanta el pan y los arbustos, todo tipo de arbustos, los arbustos le pierden, correr con sus

amigos/as, tirarse al sol y ocupar todo el sofá; largas son las batallas entre Bruce y nosotros

por el mejor rincón de nuestro sofá.

IMG-20141226-WA0002

Uno de los grandes miedos que teníamos era esa errónea creencia popular de que los galgos

necesitan correr mucho. Nada más lejos de la realidad, Bruce duerme al menos 20 horas

diarias, las otras cuatro descansa, y si toca correr, corre como el que más. Pocas cosas hay

más bellas que un galgo en carrera, siempre en un lugares controlados y a su debido tiempo.

Pero son sprinters, en cinco minutos acaban agotados y descansando a tu lado (o subido a

una silla, como es el caso de Bruce).

Aún recuerdo cuando “alguien” nos dijo: los galgos transmiten una enfermedad: la galguitis,

en aquel momento no lo entendimos del todo, después de un año, nos ha quedado claro, son

perros muy especiales que entiendes cuando disfrutas de su compañía. Al principio, hay que

ser constante y tenaz para luego disfrutar de un compañero perfecto. Recomendamos y

animamos a todos los que estéis pensando en adoptar uno, que no lo penséis demasiado,

¡merece la pena!

IMG-20141223-WA0000 (1)

Agradecemos desde aquí a Cristina, Lidia y Alfonso por rescatarlo y acogerlo en su casa.

A Miguel, Mary y Lucia, por ser su casa de acogida y enseñarle tantas cosas.

A Genma y Araceli por ser las mejores profes del mundo.

Y a toda la familia Galgo Astur por ayudarnos siempre que lo necesitamos.

Anuncios